Soy un maestro

 

Nací en el instante en que surgió una pregunta de la boca de un niño.

He sido muchas personas en muchos lugares.

Soy Sócrates animando a los jóvenes de Atenas a descubrir nuevas ideas a través de las preguntas.

Soy Esopo y Christian Andersen revelando la verdad por medio de innumerables narraciones.

Los nombres de quienes practicaron mi profesión han ganado el reconocimiento de la Humanidad…, Buda, Confucio, Platón, Moisés y Jesús.

Soy también aquellos cuyos nombres y rostros se han olvidado hace mucho tiempo, pero cuyas lecciones y carácter se recordarán siempre en los logros de sus alumnos,

En el transcurso de un día se me ha pedido ser actor, amigo, enfermero y médico, entrenador, buscador de objetos perdidos, prestamista, chofer de taxi, psicólogo, padre sustituto, vendedor, político y defensor de la fe.

Soy una paradoja. Mis grandes regalos son los que quiero recibir, agradecidamente, de mis alumnos.

La riqueza material no es una de mis metas, pero soy un buscador de tesoros a tiempo completo, buscando nuevas oportunidades para que mis estudiantes puedan usar sus talentos, buscando constantemente esos talentos que a veces yacen enterrados en la autoderrota.

Soy el más afortunado de quienes trabajan.

Se me permite ver que la vida que el médico trae renazca día a día con nuevas preguntas, ideas y amistades.

Un arquitecto sabe que si se construye con cuidado, su estructura puede permanecer por siglos.

Como maestro sé que si se construye con amor y verdad, lo que construya durará para siempre.

Soy un guerrero que lucha diariamente contra la presión de los amigos, de la negatividad, del temor, de la conformidad, de los prejuicios, de la ignorancia y de la apatía.

Pero tengo grandes aliados: el entusiasmo, la inteligencia, la curiosidad, la ilusión, la creatividad, la fe, el amor y la risa, todos ellos me ayudan a levantar mi bandera con su apoyo insuperable.

Tengo un pasado rico en recuerdos. Tengo un presente desafiante lleno de aventuras y entretenimiento.

Tengo el futuro en mis manos.

¿Y a quién tengo que agradecer esta maravillosa vida que tengo la suerte de experimentar?

Soy un maestro… y, por eso, doy gracias a mis alumnos cada día.

 

¡FELIZ DÍA DEL MAESTRO!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies