Hace unos días encontramos en un viejo armario del colegio un cubo de colores. Nunca habíamos visto un cubo así, pero Celia sí lo conocía, había visto alguno parecido en su casa y también había visto a su papá moviendo las piezas del cubo hasta conseguir dejar cada cara de un color. Así que cuando lo contó en casa, su papá quiso venir a nuestra clase en cuanto tuvo un día libre y nos enseñó cómo se tiene que mover para resolver el enigma de los colores. Veíamos con qué habilidad movía los cubitos mientras nos iba contando los secretos de este cubo mágico. Nos contó también que aprendió a hacerlo de pequeño y que nunca se le ha olvidado. Llegó a resolverlo en un minuto. Casi en tan poco tiempo como el de este vídeo:

Este rompecabezas lo inventó el profesor húngaro Erno Rubik, por eso se llama EL CUBO RUBIK.

Lo pondremos en nuestro Rincón de Matemáticas junto a otros materiales como el TANGRAM, EL PENTOMINOS o LA SERPIENTE DE CUBOS DE MADERA que nos ha traído Eduardo de su casa, con los que hay que montar un cubo grande. Esperamos que nos visite otra vez el papá de Celia para enseñarnos cómo se hace.

¡Gracias Alonso!

CLASES DE 3º