Mi hermano y yo

El martes por la mañana fui a ver a mi hermano, que ya ha nacido, al Hospital Clínico San Carlos.

Se llama Erik y este fin de semana ya ha venido a mi casa y está en una cuna hecha de madera. Mi madre le ha puesto un pijama azul con el dibujo de un pollito en el pecho y un gorro que tiene dos orejas de tela.

Mi hermano llora mucho y mi madre le pone el chupete para que no llore pero a veces no para de llorar. Cuando llora parece que tiene hipo. Yo creo que llora porque le duele la tripa.

Le bañamos con una esponja hecha en el fondo del mar pero también llora mucho. Después yo le cojo y le echo la colonia

Aún tiene un cacho del cordón umbilical y para que se le caiga tenemos que ponerle alcohol.

La vecina y dos amigas de mi madre dicen que se parece a mí y yo también creo que se va a parecer a mí.

Cuando mi hermano tenga ocho años yo tendré dieciseis y lo que más me da rabia es que cuando él esté jugando, yo estaré haciendo los deberes y cuando él tenga que hacer una ficha yo tendré que hacer tres o cinco.

Mi hermano va a hablar en búlgaro y en español, como yo.

STANISLAV (3ºA)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies