Con grata sorpresa nos encontramos este verano dos expediciones montañeras andando bajo la sombra de los musgosos hayedos y pinares del valle de Pineta.

En una Luna, su hermana Noa, Quico y su hermano Nacho con sus padres y otros amigos.. en la otra Fernando y Mario con otros curtidos montañeros.

Ellos iban hacia los llanos de La Larri y nosotros veníamos de allí hacia el balcón de Pineta.

¡Qué ilusión encontrarnos en un lugar tan bonito! Esperamos que este sea el primero de muchos encuentros montañeros más y si no nos encontramos, por lo menos que sepamos que nuestras huellas han recorrido senderos semejantes.

Un saludo a todos y gracias a Satur por esta magnífica foto, que es el único que no sale… será la maldición del fotógrafo.

Fernando y Mario