Menudo susto nos dieron los niños de cuatro años y sus profes cuando entraron en nuestras clases,  pero… ¡lo pasamos muy bien!