Ya lo dijo Neruda y ahora lo recitan los alumnos de sexto curso: