La patrulla verde es un proyecto que pretende el fomento de la responsabilidad individual en el cuidado del medio ambiente en diversos ámbitos: ahorro energético, reciclaje y cuidado del medio. Los componentes de la patrulla verde son un miembro por cada aula del centro. Cada semana, un alumno de cada clase es el representante de la patrulla y será el responsable de transmitir la información correspondiente a su clase.

La patrulla se reúne al finalizar el recreo para evaluar el estado del patio y poder informar a su clase sobre si han utilizado bien las papeleras de reciclaje o si han dejado el patio sucio o ha habido desperfectos en las plantas del patio.

Los responsables de patrulla verde son los alumnos de 6º, que son quienes se encargan de dirigir al grupo y de revisar lo que hay que hacer, bajo la supervisión de un profesor encargado. Además, la patrulla verde se encarga también del ahorro energético, revisando que las aulas tengan las luces apagadas al salir de clase, y del reciclaje de las aulas, tanto de papel y plástico como de pilas, informando posteriormente a cada clase diciéndoles si lo están haciendo bien o en qué deben mejorar.